Picchio Boat, un catamarán de lujo con suelo de cristal

Yachting

El estudio de Christian Grande ha dado vida a un magnífico yate bautizado como Picchio Boat (“pichhio” significa “pájaro carpintero” en italiano). Una embarcación de 21 metros de eslora cargada de elegancia y de amplios espacios interiores y exteriores.

Este lujoso catamarán está destinado, según nos dice su creador, a aquellos amantes de la navegación con un estilo de vida, relajado y recreativo, y ha sido diseñado pensando hasta en el más pequeño detalle; prueba de ello es el lote de extras adicional que incluye incluso sillas, un bote o bicicletas, todo a juego con la embarcación y su fantástico diseño.

Todo el el Picchio Boat ha sido imaginado para una perfecta integración con los espacios naturales, tanto los materiales, como los acabados, como los colores, y siempre con la tranquilidad y el disfrute como máximo objetivo. Y así lo expresa su creador:

“El Picchio Boat muestra valores como la vida familiar y el respeto por la naturaleza, y es un homenaje a la tranquilidad y a la capacidad de poder tomarse el tiempo necesario para disfrutar solamente del viaje, de la navegación y del entorno. Es un yate lleno de estilo y soluciones técnicas al servicio de un estilo de vida.”

Christian Grande

Con espaciosas cubiertas exteriores fabricadas en madera, y un interior igual de espacioso, incluso con magníficos detalles como el suelo de cristal del dormitorio principal, el Picchio Boat aúna como pocas embarcaciones el diseño, la funcionalidad, el lujo y la exclusividad, con una capacidad total de hasta 8 pasajeros.

En lo que respecta a la parte mecánica, dos motores Volvo Penta IPS1200 de 900 caballos aseguran unas velocidades de crucero y punta de 12 y 17 nudos respectivamente.

¿El precio? Pues unos 8 millones de dólares serán lo que deberán abonar los interesados por este increíble yate que tan solo se fabrica bajo encargo. Aquellos que también quieran los extras antes mencionados, deberán tener preparados otros 90.000 dólares adicionales.

Más información: Christian Grande

Entrada anterior
Sony da el salto a la automoción con Vision-S, su primer coche eléctrico

NO TE VAYAS TODAVÍA

Menú